Este es el modelo de negocio de Ikea para Colombia

Se espera que el desembarco a Colombia del Grupo  Ikea se produzca a partir de 2021, de la mano de S.A.C.I. Falabella. Para los analistas, hay tres aspectos que se están convirtiendo en los secretos mejor guardados de esta multinacional sueca. El formato de sus tiendas, su ubicación y los negocios complementarios con que operará en nuestro país.

En primer término hay que decir que la decisión de llegar simultáneamente a Chile, Perú y Colombia, obedece al gran tamaño de su cadena de suministro, por lo que requiere mercados de gran volumen para poder operar, los tres países seleccionados  suman casi 100 millones de habitantes. Un mercado que permite  «crear eficiencia».

Adicionalmente,  Lima y Santiago de Chile, concentran a un tercio de la población total de sus naciones y Bogotá cuenta con más de ocho millones de habitantes, lo que permitirá a la compañía llegar a un público amplio solo con estar presente en esas tres ciudades.

Tamaño de las tiendas

Cuando se piensa en una tienda Ikea, los consumidores tienen la imagen de una gran superficie de tamaño superior a 20.000 m2, con una amplia zona de parqueadero ubicado en las afueras de las ciudades capitales.  Sin embargo, esta experiencia de tienda está cambiando y las actuales son de un tamaño mucho menor, situadas en centros urbanos de alta densidad.

Desde 2015, ha lanzado Ikea sus tiendas ‘mini’, con un tamaño de unos 900 m2, con unas opciones más limitadas su surtido. Sus layout, cuenta con un par de salas modelo y sobre todo, zonas de compra online que les permiten pedir para que se lo lleven a casa, o para recoger más tarde.

Este nuevo diseño, está muy ligado a cómo ha cambiado el consumo. La premisa que Ikea desarrolló, es que los consumidores estarían dispuestos a conducir 50 kilómetros para ahorrar dinero en algo del pasado a la gente joven no le gusta o no quieren sitios lejanos.

Los nuevos consumidores, no están dispuestos a perder el tiempo haciendo una excursión hasta el Ikea de turno, y quieren una experiencia que se adecúe a sus nuevos hábitos. A esto se suma que si hace unos años no tenía competidores, ahora tiene que enfrentarse a una batería de nuevos jugadores que operan en ambientes online, desde competidores directos que tienen plataformas de ecommerce, hasta gigantes Amazon que también  puede vender un sofá.

Las ubicaciones

El cambio de tamaño y la escasez de banco de tierras en las ciudades principales, está llevando a considerar inicialmente, tener presencia independiente en las tiendas Homecenter ya que tienen formato amplio y excelente ubicaciones. Esta decisión permitiría optimizar sus costos inmobiliarios y tener mayor eficiencia logística.

Los restaurantes

Uno de los negocios complementarios que dispone Ikea en sus tiendas, es el de sus restaurantes y cafeterías. Cifras de la compañía, establecen que diariamente pasan un promedio de 30.000 comensales, convirtiendo su zona de comidas como un icónico que ha trascendido completamente los muebles y accesorios de hogar a comida de bajo precio, de excelente calidad.

Cuando uno es rico y famoso, todos los éxitos por muy casuales que sean, se convierten automáticamente en ideas geniales, preclaras y avanzadas a su tiempo. Algo así ocurre con la cafetería de Ikea. Con una facturación de más de dos mil millones de dólares al año, 650 millones de usuarios y un crecimiento anual que ronda el 10%, cualquier podría decir que el negocio sueco de restauración que cumple ahora 60 años, fue una idea brillante. Pero la realidad fue mucho más prosaica.

En 1959, justo un año después de abrir su primera tienda de muebles, Ingvar Kamprad decidió poner un pequeño restaurante en el local. “Es difícil hacer negocios con clientes hambrientos”, solía decir el fundador de Ikea y no le faltaba razón. Sobre todo porque Älmhult, la ciudad donde abrió, era un pequeño pueblo de menos de 5.000 habitantes en medio de ninguna parte. Los clientes empezaban a llegar, pero aquello no dejaba de ser un almacén de muebles lejos de un restaurante digna de ese nombre.

Enseguida, comprobaron que la idea era más que buena. Gerd Diewald, que fue durante años el director de Ikea Food en EEUU antes de pasar a dirigir la sección internacional, explicaba en Fast Company que “cuando los clientes comen en la tienda, permanecen más tiempo, pueden hablar sobre sus compras potenciales y tomar decisiones allí mismo. Ese fue el pensamiento desde el principio”.

Para algunos analistas la estrategia de los restaurantes a bajos precios, puede significar perder rentabilidad en comida, pero ganarla en venta de muebles. La otra función fundamental del restaurante de Ikea, es reforzar el posicionamiento de precios bajos, puede que el  consumidor no tenga claro cuánto cuesta un sofá, pero por otro lado, puede consumir una buena variedad de platos a la carta a un excelente precio.

Sin duda, el mercado colombiano está a la expectativa como será el modelo de negocio de esta importante empresa que espera cautivar nuestros gustos y preferencias, a tan solo unos meses de su llegada.

Contactenos

Gracias por contactarnos. Le responderemos a la brevedad. Equipo Ferreterosonline.com

Not readable? Change text.